Skip to content
conjuntos inmobiliarios, derecho inmobiliario y empresarial

Soy consejero, director o miembro de la comisión directiva

8 junio, 2020

¿Y ahora qué?

Soy gerente de una empresa multinacional en Argentina. Estoy muy metido en mi trabajo y lo que me sobra de tiempo trato de dárselo a mi familia. Poco me ocupo del barrio donde vivo. Me resulta hasta chismoso escuchar que hacen tal o cual cosa.

Veo como durante mucho tiempo se pelean las autoridades con otros vecinos del consorcio, barrio cerrado o club de campo sin entender bien que pasa.

Asisto a alguna que otra asamblea donde parecen batallas de ego a veces (las menos), reñidas con cuestiones económicas que las presentan según el “bando” de vecinos como actos groseros de corrupción o verdaderos actos altruistas para la comunidad.

Soy participe de grupos de WhatsApp o foros de vecinos donde se despotrica contra el administrador, el gerente, la comisión, directorio o consejo. El tono va subiendo cada vez más hasta que… asamblea de propietarios, renuncia del consejo. Nadie se postula…

Por un lapsus de la vida creyendo que puedo hacerlo bien y es lo mismo que gerenciar una empresa me postulo al cargo de consejero, comisión directiva o director de mi barrio.

¿Y ahora qué hago? Empiezo a sentir un poco de miedo.

Arranco por los números muy entusiasmado porque es donde más cómodo me siento. Pido un flujo de caja, flujo de fondos, cash flow, proveedores y morosos. Analizo la grilla de expensas, resúmenes financieros y leo algún que otro balance.

Listo esto es fácil creo… Hum no.

A poco que veo los números fríos aparece el deudor moroso enfrentado con las autoridades anteriores que quiere una quita de intereses porque fue consejero en su otra vida y ayudó al barrio; el moroso que está enfermo; aparecen los cinco multados que creen que es un tema personal; aparece el violento que amenazó a todo el mundo; aparecen los temas ambientales; aparecen las comisiones de deportes que tironean las decisiones; aparece el administrador que no piensa hacer nada sin mi decisión; aparece los problemas de papeles; aparecen los juicios en contra del barrio donde debo decidir cuánto y cómo pagar usando el dinero de mis vecinos.   

Es allí donde es indispensable contar con un administrador que no sea un mero gestor de decisiones de personas amateurs en la gestión de barrios y de un equipo legal con experiencia en toda la problemática que rodea a los ejidos privados.

El administrador o gerente te ayudarán a entender el trato con proveedores, será el fusible en el trato con las personas y evitará que el desgaste se produzca por la ingrata tarea de representar intereses ajenos ad honorem.

El equipo legal con experiencia comprobable en conjuntos inmobiliarios será el que te oriente sobre radares, temas administrativos con el municipio, tema de multas, manejo de morosidad temprana y judicial, temas con emprendedores, cuestiones de convivencia con pares de la comisión o consejo, asambleas, reuniones de directorio o comisión, el que tiene la experiencia y el timing para saber cuándo y cómo comunicar algunas medidas.    

Es por ello que para tener una gestión tranquila y que verdaderamente sea productiva para el barrio o club, es menester contar con ayuda legal con experiencia comprobable en barrios.

Dr. Fernando López Canfora (fernando@lopezcanfora.com.ar)